Archivo de la etiqueta: problemas auditivos

vertigo o acufenos

Enfermedad de Ménière

La enfermedad de Ménière es una condición que afecta al oído interno de una persona. Puede generar zumbidos en los oídos (tinnitus o acúfenos), pérdida de la audición (hipoacusia), sensación de oído congestionado y mareos intensos (vértigo).

Es habitual que luego de un período con presencia de acúfenos y/o sensación de oído lleno aparezcan súbitamente los episodios de vértigo. En otros casos, se presentan los episodios de vértigos esporádicamente o, por el contrario, mucho más seguido en períodos de tiempo más breves. Los episodios de vértigo suelen ser muy fuertes en algunas personas, causando que pierdan el equilibrio por completo y se caigan. A esto se le conoce con el nombre de crisis otolítica de Tumarkkin.

vertigo o acufenos

La enfermedad de Ménière puede causar tinnitus o vértigos.

Es mucho más frecuente que la enfermedad de Ménière se produzca en adultos de 40 a 60 años, sin embargo, también puede aparecer en personas de otras edades. Sigue leyendo

cerumen en el oido

Tapón de cerumen

En ocasiones, el cerumen acumulado puede traer consecuencias inesperadas como disminución auditiva parcial, sensación de oídos tapados o tinnitus (zumbidos o pitidos en los oídos). Por fortuna, un tapón de cerumen posee cura y en una visita al especialista puede ser resuelto sin complicaciones. De hecho, lo podremos tratar en casa sin mayores complicaciones.

¿Qué es un tapón de cerumen? ¿Cómo se forma?

En el oído existen muchos canales que poseen funciones específicas. La mayoría de los conductos auditivos de la parte externa poseen una apreciable cantidad de folículos pilosos con sus respectivas glándulas cuya principal función es producir y segregar un aceite de consistencia similar a la cera conocido con el nombre de cerumen.

cerumen en el oido

Un cerumen pueden reducir la capacidad auditiva, provocar vértigo y tinnitus.

El cerumen o ‘cera de la oreja’ no se permanece estática en los folículos pilosos, sino que comienza a desplazarse hacia el exterior hasta que sale del oído. Cuando queda a la vista la podremos retirar con un lavado o simplemente esperar a que caiga por sí sola.

Sin embargo, en ocasiones la cera se acumula sin desplazarse como naturalmente lo debe hacer y esto genera un bloqueo en el oído externo que pueden acarrear consecuencias de diferente índole. Sigue leyendo